martes, 11 de agosto de 2009

Y quedan 11 días

Estoy tan centrada en el trabajo últimamente que se me había olvidado completamente el blog. Cuando me he dado cuenta (vamos, cuando me ha llegado el comentario de Yined preguntando dónde me había metido) llevo casi 10 días sin mirar un solo blog de bodas. Por primera vez en casi dos años!!! Increíble.


Tengo un montón de cosas que contaros, entre software que he encontrado, cosas gratis que se pueden utilizar y consejos, pero creo que hoy me voy a centrar en cómo hemos convertido algo tan tradicional como una boda en algo tradicional pero que dice mucho de nosotros.

Para empezar, rompimos todos los esquemas proponiendo un cóctel-cena en lugar de una cena de gala. Hemos estado en las suficientes bodas como para saber que la mesa de los amigos es la más divertida y que cenar con tus padres y hermanos, aunque entrañable, es algo que llevamos haciendo toda la vida. Pensamos en poner a los amigos en la mesa presidencial, pero no había mesas redondas de 50 personas. Pensamos en plegarnos a la tradición y sentarnos con nuestra familia, pero al final decidimos que lo queríamos era un cóctel-cena. Y parece que acertamos con la decisión, aunque la respuesta final en un par de semanas.

Sabéis que yo tenía desde el principio la idea de un vestido de fiesta más que un vestido de novia y lo conseguí. Es de AD. Voy mona, es lo suficientemente de novia para dar el aire necesario a la celebración, pero lo suficientemente de fiesta para que se note que es un día especial.

La ceremonia... bueno, es una boda. Lo único en lo que he insistido es que no queremos mesa, ni nada parecido a un altar. Y que no vamos a hacer como que firmamos un papel con validez legal. Sabéis que en algunos municipios no se pueden sacar las actas de matrimonio de los juzgados y ayuntamientos y el nuestro no es una excepción, así que hemos dicho la verdad: hacemos una ceremonia con nuestros amigos y familiares en la que afirmamos que nos queremos y que deseamos formar una familia (que nadie se sulfure, de momento de dos personas) y luego una fiesta. Si repasais el texto de la invitación, elegimos con todo cuidado las palabras para que no transmitieran lo que no es.

Hemos elegido a unos fotógrafos fuera de lo normal: estilo fotoperiodismo, colores vivos y con muy buenas fotografías. Decidimos tener fotógrafo oficial porque... bueno, para ver si por un día, alguien nos sacaba guapos en las fotos.

Prometo intentar sacar tiempo de debajo de las piedras para escribir estas dos próximas semanas. Yined, gracias por acordarte de mí.

1 comentarios:

Yined dijo...

Niña, creo que eres la última bloggera que se me casa, por supuesto que he estado pendiente y me alegra que estés haciendo las cosas a la manera de ambos. Estableciendo precedente!!!!

Otras historias que te pueden interesar

Blog Widget by LinkWithin

About Me

Mi foto
María
Empecé este blog en el 2008, cuando estabamos planeando nuestra boda. Y desde entonces, cambiamos de planes un montón de veces y hasta nos casamos! ¿Por qué vestir de blanco? Porque todas las revistas han terminado pareciéndome iguales, porque la inspiración aparece donde menos te lo esperas. Porque nos casamos. vestirdeblanco@gmail.com
Ver todo mi perfil

Seguidores

Translate

Vestir de blanco en Facebook

Blog Archive

FEEDJIT Live Traffic Feed

Con la tecnología de Blogger.